Se registran 26 casos de intoxicación durante la temporada invernal.

Durante la temporada invernal –octubre a marzo-, en Juárez se han registrado 26 casos confirmados de intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, por ello, la Secretaría de Salud invita a la población a extremar medidas precautorias para evitar estos incidentes.

 

“No dormir con el calentón prendido es muy importante tampoco utilizar calentones improvisados, evitar los cambios bruscos de temperatura” informó el Director México Zona Norte, doctor Arturo Valenzuela Zorrilla.

 

Hasta el momento, se han registrado en Juárez 26 intoxicaciones por monóxido de carbono, 1 quemadura y dos defunciones a consecuencia de inhalación de monóxido; mientras que en estado suman 68 intoxicaciones por monóxido de carbono, 6 de gas LP, 6 casos de hipotermia y 8 quemaduras.

 

Durante la temporada invernal pasada –octubre de 2016 a marzo 2017- 78 personas sufrieron intoxicaciones por monóxido, de las cuales una falleció y se presentaron cinco casos de hipotermia.

 

Con la llegada de las bajas temperaturas, la Secretaría de Salud realiza diversas recomendaciones para prevenir intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono, originado en la combustión producida por artefactos de calefacción utilizados en ambientes cerrados.

 

Las temperaturas continúan bajas por lo que es importante que la población dé mantenimiento a su sistema de calefacción y realice una revisión a los calentones para evitar incidentes.

 

Debido a que el monóxido de carbono es de alta peligrosidad ya que es un químico inodoro, incoloro, insípido y no irritante, que se produce por la mala combustión de gas natural, leña, carbón, querosén o nafta.

Por ello es importante tener en cuenta:

1.         Nunca usar el horno como forma de calefacción.

2.         Hacer revisar todos los años -por un especialista en el área- las estufas, calentones y calefacción.

3.         Verificar que no estén obstruidos los conductos o rejillas de ventilación. Un simple espacio por donde circule y se renueve el aire es fundamental y puede salvar una vida.

 

4.         Mantener a los niños retirados de estufas y braseros.

5.         Mantener ventiladas las habitaciones donde existan fuentes de calor como chimeneas, calentadores, anafres u hornillas.

6.         Extremar precauciones si se va a utilizar leña o petróleo en chimeneas, estufas o calentadores dentro del hogar y si es importante asegurarse de tener buena ventilación.

 

Los síntomas comunes de intoxicación son dolor de cabeza, náusea, vómito, mareo, debilidad, cansancio y/o pérdida de conocimiento. En altas concentraciones puede generar la muerte en minutos.

 

Ante estos primeros síntomas, es importante abrir puertas y ventanas, mantener los ambientes bien ventilados y retirar a las personas que se encuentren en el lugar contaminado.

 

La Secretaría de Salud exhorta a toda la población a tomar en consideración las recomendaciones y ante cualquiera de estos síntomas acuda a su centro de salud más cercano.