Corrupción y fraude electoral serán delitos graves: AMLO

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que el próximo 1 de diciembre enviará al Congreso de la Unión dos iniciativas de reforma para que la corrupción, el fraude electoral y el robo de hidrocarburos sean considerados delitos graves sin derecho a fianza.

Aseguró que las medidas garantizarán, por un lado, la austeridad republicana y el combate a la corrupción y, por el otro, el “estado de bienestar” de sectores vulnerables.

Vamos a presentar estos dos paquetes desde el día primero de diciembre porque quiero ser yo el que envíe estas reformas que van a distinguir, a caracterizar, al nuevo gobierno de la República: combate a la corrupción y bienestar para el pueblo”.

[Te recomendamos: Los 12 “temas sensibles” que tratarán empresarios y gobierno de AMLO].

En conferencia de prensa realizada este viernes en sus oficinas de transición de la colonia Roma, el político tabasqueño estuvo acompañado por Julio Scherer Ibarra, consejero jurídico de la próxima administración, y anotó cuáles son los puntos clave de estas reformas a la ley.

Primer paquete de propuestas
López Obrador se comprometió a asegurar la austeridad republicana, el combate a la impunidad y corrupción, advirtiendo que este último flagelo, junto con el fraude electoral “en cualquiera de sus manifestaciones” y el robo de hidrocarburos, serán considerados “delitos graves”, por lo que no habrá libertad bajo fianza.

Delitos que comprende el fraude electoral: compra de votos, uso del erario para favorecer a candidatos o partidos y falsificación de actas comiciales.
Modificaciones a la ley orgánica para reducir gasto corriente: bajar sueldos de altos funcionarios y aumentar el de maestros, enfermeras, médicos, soldados, marinos.
Habrá, continuó, reforma al Artículo 108 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para que el presidente en funciones pueda ser juzgado por corrupción. Además, abolirá el fuero para servidores públicos y ninguno de ellos percibirá un sueldo mayor al del jefe del Ejecutivo federal.