Alarmante aumento de las emociones negativas en el mundo

Las emociones humanas se deterioran a medida que progresa la crisis global: 2017 se ha convertido en el año en el que el estrés y la tristeza han escalado hasta lo más alto en los estados de ánimo de la población mundial.

Lo ha establecido el Gallup 2018 Global Emotions Report, según el cual, aunque las experiencias positivas se mantienen estables (en torno al 70% de la población), muchas más personas están en la actualidad más estresadas, inquietas y tristes que en 2015.

Es la primera vez que el índice de emociones negativas se sitúa en un nivel tan alto, señala Mohamed S. Younis, en la presentación del informe. Y añade: Colectivamente, el mundo está más estresado, preocupado, triste y dolorido de lo que nunca antes se había visto.

Esta progresión del pesimismo y la tristeza en la población humana se corresponde con las grandes tendencias globales que han marcado la historia en los últimos años: el imparable calentamiento global, la crisis mundial de los refugiados, la extensión del terrorismo y la guerra, las crecientes desigualdades sociales, la crisis de los modelos políticos…

Todos estos episodios están llevando a la población humana a considerar que el mundo que vivimos es cada vez menos estable y más peligroso, sin que al mismo tiempo aparezcan en el horizonte ideas renovadoras capaces de hacer bascular el pesimismo global hacia la esperanza y la confianza en el futuro. La desesperanza crece incluso en las sociedades más estables.

Emociones negativas

La encuesta se realizó en 2017 y preguntó a más de 154.000 personas de 145 países sobre sus estados emocionales. Debían pronunciarse sobre si habían tenido experiencias negativas el día anterior al de la encuesta, clasificadas de la siguiente forma: dolor físico, preocupación, tristeza, estrés o ira.

El 38% de los encuestados manifestó que se sentía muy preocupado, el 37% estresado, el 31% que había experimentado un dolor físico, un 23% que se sentía triste y enojado un 20%.

En conjunto, los índices de preocupación y estrés aumentaron un dos por ciento en relación a la anterior encuesta. La encuesta también puso de manifiesto que, después del estrés y la preocupación, la tristeza y el dolor físico son las siguientes clasificadas: han aumentado un 1% en relación a la anterior encuesta global. Sin embargo, la cólera se mantiene estable a pesar de la agudización de la crisis global.

Con estos datos, Gallup elaboró el Índice de Experiencias Negativas, que refleja una escalada de estas experiencias. Este índice ha pasado de obtener 24 puntos en 2006 hasta llegar a los 30 puntos en 2017, lo que convierte a este año en el más deplorable de la última década.