Milwaukee, un paso adelante

Si el viernes por la noche los Dodgers estuvieron cerca de ganar, a pesar de jugar horrible, ayer sólo mantuvieron lo horrible, pues la victoria estuvo más lejos que los 30 años que llevan sin conseguir una Serie Mundial.

Ni la casa llena con un out en la novena entrada fue suficiente para crear una atmósfera que hiciera pensar en el regreso de los Dodgers, que perdieron 4-0 con los Cerveceros, que toman ventaja 2-1 en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. La hermosa tarde de un lunes en California quedó arruinada para el equipo local a causa del venezolano Jhoulys Chacín, quien fue un tormento para los bateadores de los Dodgers, que sólo abanicaron la brisa de sus lanzamientos.

Chacín, un viejo conocido en el Dodger Stadium por su pasado con los Rockies, lanzó cinco innings y un tercio, en los que apenas permitió tres imparables y ponchó a seis.

El venezolano es el quinto lanzador en la historia de las Grandes Ligas con inicios sin anotaciones en más de cinco capítulos, en sus primeras dos presentaciones en Playoffs.

Con el triunfo, los Cerveceros aseguraron que, aunque pierdan los juegos de hoy y mañana, la Serie de Campeonato de la Liga Nacional regresará a Milwaukee, pero sin duda preferirán destapar las cervezas en el quinto duelo.

El espíritu combativo de Los Ángeles no acompañó a su novena en Chávez Ravine. El bullpen de Milwaukee controló cualquier intento de subversión, incluso en el noveno capítulo cuando las bases se congestionaron.

El novato Walker Buehler y su recta imbateable no lo fue tanto, sobre todo en la parte alta del séptimo capítulo, cuando Orlando Arcia le conectó un lanzamiento de 97 millas que terminó en el jardín derecho, el cual convirtió al Dodger Stadium en monasterio.

El relevista mexicano Joakim Soria tuvo actividad con los Cerveceros. Lanzó un tercio de entrada manteniendo el cero en todos los departamentos.

Milwaukee se fue al frente desde el primer rollo, con doble remolcador de Ryan Braun. Las luces del estadio se encenderán hoy, esperando que el equipo también lo haga.